Comienzan clases ¡Atrápalos todos!

Una nueva oportunidad de estudiar TIC en educación.

Casi de forma paralela al inicio del semestre en muchas universidades de Colombia, se abrió la puerta para que de manera oficial todos los futuros entrenadores Pokémon salieran a las clases calles para atrapar seres legendarios, encontrarse en “gimnasios” y procurar encuentros y rutas de persecución, recolección y lucha con toda la dinámica que este juego incorpora. La consigna “Gotta catch them all!” “¡Atrápalos todos!” lleva a reflexión y aprendizaje en educación.

Gotta catch them all

Atrápalos todos. Consigna de Pokémon. (Son 150, ánimo) Fuente: http://imgfave.com/view/2704083

Por ejemplo esta semana, una empresa de taxis ha programado paradas y rutas en toda la ciudad para llevar a sus entrenadores pokémon a ampliar sus pókedex y probar todo su hax. (disculparán la jerga, al final un breve glosario) Veremos cómo se comporta el ancho de banda de los operadores de telefonía y las cuentas de recarga de saldo para planes de datos a partir de este mes.

Pokémon en Latinoamérica. Debes lanzar la bola roja-blanca al objeto en la pantalla.

Pokémon en Latinoamérica. Gracias @NatalyArdilaC

Y es que desde hace ya varios meses en nuestro país (Colombia) vivimos las primeras etapas de incorporación a este juego; siguiendo modas y tendencias mundiales, los más geeks en todas las etapas generacionales se han hecho al apk (programa de instalación) “pirata” para mantener la conversación con sus pares, “mirones” y demás en todo el mundo. Al punto que el anuncio hecho esta semana no movió un ápice las expectativas que ya se habían generado con el juego. Muchos tuiteros y usuarios frecuentes de redes ya hacían uso de la aplicación con sus desencuentros y malicia para todos los contextos.

http://los40.com.co/los40/2016/07/12/tendencias/1468356792_925647.html

¿Cómo jugar Pokémon Go en Colombia? Fuente: http://www.los40.com.co

 

Por qué razón puede ser importante prestarle atención a esta “tendencia” desde la educación?

Al tono del permanente uso de teléfonos celulares en todos los espacios de nuestra cotidianidad: la oficina, el salón de clase, la cafetería (como la llamemos), en ocupaciones tan diversas como chatear, revisar curiosamente (stalkear, lurkear), o avanzar en la adicción nomofóbica, con esta aplicación le sumamos algo a lo que conocimos hace unos años como “cuidar tu tamagochi” o mantenerse en una aplicación que permite mantenernos en una historia, recolectar objetos, hacerlos crecer (entrenarlos), obtener reconocimientos (niveles, insignias) y encontrarnos con otros para competir. O muy al estilo de “Era de imperios”, ganar o perderlo todo sin razón después de horas, días o meses de preparación.

Adictivo juego de historia y conquista. Fuente: http://www.ubergizmo.com

En otras palabras, quizás nosotros no, pero muy seguramente sí nuestros estudiantes, están gastando utilizando ingentes paquetes de datos en la tarea de explorar su contexto (buscar, encontrar, capturar y entrenar pokemones) en los más recónditos lugares, y al hilo de lo que logró Ingress al ubicar nodos de concentración de usuarios para generar los portales, las pokeparadas se encuentran a pocos metros de nuestras aulas de clase promoviendo espacios de aprendizaje de habilidades que van más allá de las explícitas en la narrativa del juego.

 

Ya en una entrada previa me había referido a algunos primeros acercamientos.
El juego en la educación

Si algo trae jugar es el desarrollo de habilidades intrínsecas a la socialización del individuo, a las capacidades y competencias necesarias para gestionar información con un propósito. Quien juega, por ejemplo Pokémon, se halla inmerso en la permanente tarea de buscar, organizar, analizar y elaborar con y alrededor de lo que propone la historia detrás del juego.

En pocas palabras, el jugador de Pokémon recorre su entorno y siguiendo su reglas busca objetos que debe organizar y almacenar en un repositorio que es su historial de navegación. Con ese historial y recolectando estos objetos (pokemones, uber, seres legendarios), puede crear una narración en clase, contando cómo o dónde se encuentran, los encuentra, qué hace; ellos cuentan y quizás con mayor propiedad que alguien que haya visto la serie en los 80, cuáles son los objetos más codiciados, por qué lo son y cómo se pueden organizar de la mejor manera para estar preparados y enfrentar a un “Sweeper”, un “Phazer” o lanzar un “Annoyer”, en los gimnasios que la empresa Niantic ya preparó según las estadisticas de juego generadas en Ingress.

Entonces el estudiante-entrenador busca, organiza y analiza con las dinámicas del juego. Lleva a cabo las tres primeras Competencias para el Manejo de la Información con el propósito del juego. Una conexión descabellada si le vemos solo desde la dinámica del jugador, pero muy útil si queremos pensar en que todo juego es más que eso por cuanto cultiva una motivación intrínseca en su participante.

 

¿Cómo puede llegar a aprovecharse?
 


Aunque su más rápida adecuación será a los ámbitos que generen capital económico antes que cultural o social, los primeros que van a aprovechar los rebaños de entrenadores y visitantes serán las empresas que comiencen a colocar sus anuncios junto a los lugares de encuentro. O a la inversa, cuando Niantic(c) comience a asignar grandes concentraciones de pokemones y gimnasios a sitios de consumo (¿y educación?) (Ya está, este es el camino para agregar Paradas al lugar que queramos).

Una pokeparada, lugar para reunirse a encontrar objetos (seres) Pokémon

 

Con sus riesgos y con el riesgo de sufrir la experiencia (pero aprender), este juego puede ser aprovechado de diversas formas en los procesos de enseñanza-aprendizaje en los programas educativos: como motivo de integración alrededor de narrativas comunes (tipologías textuales con los personajes capturados en pantalla o en los pókedex, aprender lenguas), como objeto de análisis crítico en propuestas literarias, filosóficas y hasta multimodales, como motivo de estudio en economía (cantidades, calidades, procesos), en dinámicas de bienestar universitario (encuentros pokedex en el campus) o con mayor habilidades, para enfrentamientos entre grupos institucionales organizados.

Todas estas alternativas y muchas otras están promoviendo el desarrollo de habilidades sociales, aprendizaje y refuerzo de idiomas; incluso me parece que ante los problemas de memoria y matemáticas que el uso del celular nos genera, saber el nombre de los más de 150 especies de Pokemones que hay en el juego, sus habilidades, atributos y la mecánica misma del juego, son un motivo para no pensar en que su “intrusión” en las aulas no es más que una oportunidad crítica para promover habilidades de pensamiento crítico en nuestros estudiantes, sin importar su edad o ancho de banda.

Los jugadores también tienen su código de honor

Código de Honor para jugadores Pokémon. Fuente: http://www.tcea.org

El tiempo, los Lures y las experiencias sistemáticas pertinentes nos lo dirán.

 

—————-

(Actualización) Un caso de uso de Pokémon educativo-no educativo

Uso de Pokémon para hacer ingeniería social en Madrid, España.

 


Rutas en taxi para capturar pokemones 

Biblioteca Pokémon en Pinterest

Beneficios de Pokémon para la salud mental

EasyTaxy se propone como medio para “ser mejor entrenador Pokémon”.

Glosario Pokemon

Sin comentarios

Deja un comentario